La isla de la música y Son. Viaje a Cuba con mochila

La isla de la música y Son. Viaje a Cuba con mochila

X

Cuba es uno de esos países que invitan a perderse.

Mochila, mapa de la isla y una pequeña ruta marcada por los lugares que quieres conocer. Poco más que eso hace falta para poder viajar.

 

LA HABANA

Llegamos a La Habana desde Madrid y nos metimos en un taxi viejo camino al centro de la ciudad. Nuestro destino, la casa de Marinelda, donde pasaríamos las primeras noches en la ciudad.

Era de noche y cuando el taxi se paró reconozco que sentí un poco de miedo. Los lugares son muy distintos cuando está el sol, y nosotras estábamos en una calle poco iluminada en el centro de una ciudad que no conocíamos de nada.

Recuerdo perfectamente mi primera impresión al entrar en la casa. Una corrala vieja y deteriorada llena de ventanas de donde colgaba la ropa tendida al aire libre.

Allí estaba Marinelda, su marido y su hijo, que nos acogieron en su casa como uno más y que nos preparaban los mejores desayunos que he comido en mi vida llenos de frutas de mil colores.

El Malecón, la Plaza vieja, el Coppelia, el Paseo del Prado… son solo algunos de los sitios que nos atraparon por toda la ciudad.

Solo 2 días después emprendimos nuevo rumbo. Me gustan las ciudades porque tienen ese punto pícaro que no tienen otros lugares, hay más diversidad y más opciones para todos los gustos. Pero en las ciudades parece que se pierde la verdadera esencia de las cosas y por eso me encanta salir fuera para poder buscarla.

VIÑALES

Encontramos un taxi compartido por buen precio y en unas horas llegamos hasta Viñales.

Viñales es sin duda mi lugar favorito de la isla.

Aquel lugar tiene magia. Allí puedes ver muy de cerca la vida real de la cuba más profunda y alejarte del turismo.

Casas bajas con grandes patios, palmeras y campos verdes, muy muy verdes, donde perderte dando paseos eternos al caer el sol.

La casa donde nos alojamos era una auténtica maravilla en mitad de una calle sin asfaltar por donde los niños corrían tras un balón.

Algo que me encantó de Cuba es que puedes viajar con mucha libertad por toda la isla y alojarte por muy buen precios en casas locales. Algunas familias son más abiertas y conviven contigo, otras simplemente te alquilan una habitación. Pero en todas ellas tienes algo que aprender.

CAYO LEVISA

De Viñales y tras una noche sin pegar ojo por un gallo que desde luego no entendía muy bien el funcionamiento del sol… cogimos un autobús que nos llevó hasta la costa, donde cogimos un ferry hasta Cayo Levisa.

En Cuba hay infinidad de Cayos con playas caribeñas de ensueño, por eso entre toda la variedad hay mucho donde elegir según tus gustos.

Para mi, cuanto más pequeño sea, menos turismo, menos basura, menos contaminación… y en definitiva, mejor.

Por lo que hicimos una grandísima elección ya que en Cayo Levisa sólo hay un hotel pequeño, arena y sol. 

2 días de playa y relax son suficientes para mi.

A veces me encantaría poder estar más tiempo sin hacer nada, simplemente relajada, pero no puedo evitar sentir que me estoy perdiendo cosas.

Alquilamos un coche y comenzamos a viajar hacia Cienfuegos, Santa Clara y Trinidad.

Lo bueno de alquilar un coche es que tienes total libertad, lo malo es que no en todos los países se conduce igual y las carreteras están en buenas condiciones.

Además corres el riesgo de perderte, algo que por supuesto nos paso. Lo que alargo el trayecto alguna hora más y nos hizo cruzar una montaña por una carretera llena de agujeros y por donde no pasaba nadie, pero que nos dejó unas vistas alucinantes desde las alturas.

«Toda cosa que nos sucede tiene su lado malo y su lado bueno»

TRINIDAD, SANTA CLARA Y CIENFUEGOS

Si tienes que elegir entre las tres… no cabe ninguna duda. Trinidad es la más bonita de las 3 ciudades.

Esta llena de grandes puertas de colores y calles de adoquines, y en su plaza con escaleras anchas siempre hay música en directo y todo el mundo baila.

La alegría de Cuba no hay que buscarla. Está por todas partes. 

Si quieres viajar a Cuba con mochila al hombro, libertad total y pocos planes más que dejarte fluir, no dudes que es un gran lugar para hacerlo.